El caso IVAM como consecuencia

Si la Justicia no es independiente, no está al servicio de los ciudadanos, sino de quien tiene la sartén por el mango.

Aznar llevó en su programa la promesa de devolver a la Justicia la independencia de que le había arrebatado el PSOE. El incumplimiento de esta promesa fue la más grave de las varias villanías que cometió. UPyD siempre llevó esta cuestión en sus programas, yendo más allá de lo que una vez prometió el PP, pero no le votaron. La ciudadanía no tiene en cuenta la importancia de este asunto.

Veamos un ejemplo: el abogado defensor del caso IVAM protestó en el juzgado por las continuas filtraciones a la prensa. Se puede ver en Confilegal. Entiéndase bien: un abogado de prestigio y, por tanto, con años en la profesión. La respuesta: todas las partes personadas tienen acceso a los Oficios.

Fijémonos un poco más. A los directores de los medios se les atribuye solvencia moral -citan mucho a Kapuscinski- y capacidad intelectual. Es decir, que cuando reciben esas filtraciones podrían optar por no publicarlas, habida cuenta de que si las personas a las que se refiere son inocentes se les habrá causado un daño irreparable y en el caso de que sean culpables habrá que añadir éste a la pena que imponga el juez.

Bien, pero es que es un deber de los medios tener informados a sus lectores. En este caso, lo correcto es recabar su versión a la otra parte y reproducirla fielmente. Esto no se hace.

La prensa tampoco es independiente. Deberían estar prohibidas por ley las subvenciones a los medios, porque con ellas se les pervierte y se desactiva su función principal, que es el control del poder.

Los medios no son independientes, la Justicia no es independiente y los fiscales tampoco lo son. Por parte de funcionarios del ministerio de Justicia, se me ha informado de que los fiscales tienen incentivos por cada condena que consigan. Eso es una aberración, porque en el transcurso de sus investigaciones pueden tener el presentimiento de que el acusado es inocente, pero entonces tendrían la tentación de que el cuidado de sus bolsillos prime sobre el interés por hacer justicia.

Dado todo lo descrito anteriormente, la Generalidad de no personarse en el caso, ni tampoco ensañarse.

Dos preguntas que cabe hacerse:

1) Si los jueces, los fiscales y los medios fueran independientes, ¿habría caso IVAM?

2) ¿Ha mejorado la gestión del IVAM? Porque sería inmoral que se estuviera utilizando con fines adoctrinadores y propagandísticos.

Featured Posts
Recent Posts