El Islam y el cristianismo

Insisten una y otra vez, como predicaba Goebbels, en que el Islam es una religión de paz. Sin embargo esta palabra significa sumisión. ¿Cómo puede ser de paz algo que somete y esclaviza?

El cristianismo enseña o aconseja huir del mal, pero para el Islam el bien y el mal no existen, sino tan solo la voluntad de Alá. Esto da otra pista. La Biblia de los cristianos es obra de muchos autores, algunos de ellos con unos conocimientos muy precisos de la naturaleza humana, según se desprende de la lectura de sus textos. No obstante, la religión cristiana fue utilizada con gran éxito para el dominio y manipulación de las masas, detalle este que no se le escapó a Mahoma, por lo que ideó una religión específicamente para ese fin.

Eso no significa que todos los que practican el Islam sean malos, sino que los que son buenos no lo son a causa de su religión.

Tengo escrito de forma reiterada que basta con que a algo se le dé el nombre de religión para que buena parte del personal caiga de rodillas y se ponga a rezar. Y no es eso.

El Estado tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos, especialmente a los más vulnerables. Que no lo sepa, no le exime de esa responsabilidad.

Para poder establecerse en cualquier país democrático hay que cumplir ciertos requisitos legales. Para decirlo brevemente: ha de ser compatible con la Constitución.

Ahora hay que fijarse en que, probablemente, ninguna de las religiones que operan en los países democráticos, es compatible con sus Constituciones.

Algunas religiones, seguramente muy pocas, podrían adaptar sus postulados o preceptos a la ley, pero para las más sería realmente imposible.

Esas religiones que no pueden ajustarse a un entramado legal, que recuérdese, debe de tener su base en la lógica, son fraudulentas y peligrosas para los ciudadanos, porque hay gente crédula que puede caer en sus redes.

Featured Posts
Recent Posts