No es extrapolable, dicen

Se refieren, claro, al triunfo de Ayuso y a que las demás Comunidades Autónomas no son como la de Madrid, lo cual es cierto, pero entonces hay que apuntar que el hartazgo de Sánchez es similar en todas partes.

En cualquiera de ellas que hubiera elecciones y los únicos candidatos fueran Ayuso y Sánchez, ganaría ella. Si el PSOE se desprendiera de Sánchez, podría igualarse un poco el asunto, pero resulta más fácil echar a Franco y Gabilondo. Incluso a Leguina.

Si hubiera elecciones internas en el PSOE, con voto secreto, y los candidatos fueran Leguina y Sánchez, ganaría el primero, aunque votaran los que dependen del segundo para seguir viviendo a costa del erario. Pero al que van a echar es a Leguina.

No se ha terminado de entender todavía lo que significa el triunfo de Ayuso. Su intuición le hizo cazar al vuelo un eslogan: «socialismo o libertad». Lo mejoró luego, gracias a un desagradable sujeto con moño: «comunismo o libertad». Finalmente, ella o alguien de su entorno se dio cuenta de que apostar simplemente por la libertad es lo mejor. La cuestión es: ¿El resto de los españoles ama tanto la libertad como los madrileños?

El mérito de Ayuso ha consistido en estar el lugar oportuno en el momento correcto. Es la única que, en defensa de los ciudadanos, se ha rebelado contra las medidas dictatoriales del psicópata de la Moncloa. Con ello se ha ganado el aprecio de los suyos y la admiración.

También tienen algún mérito en su éxito los ‘genios’, dicha esta palabra con toda la sorna que merece el caso, que la eligieron como blanco de los ataques de la chusma y día tras día han venido cubriéndola de improperios e insultos, y lanzando noticias falsas sobre ella, todo lo cual ha servido para redoblar su popularidad.

No será extrapolable, pero son muchos los que se han cansado de estar bajo la bota de Sánchez.

Featured Posts
Recent Posts
Search By Tags