Oltra y Puig, como siameses

Pegados uno al otro, como si fueran siameses, sosteniéndose mutuamente para no caer, así parecen estar. Esa es la impresión que dan.

Entraron dando grandes voces sobre la corrupción. La del PP, naturalmente. Queriendo hacer creer que ellos estaban limpios de polvo y paja, que venían a ser algo así como las vestales romanas. Ya son varios los que se han dado cuenta de la cortedad de estos dos.

Ya no hablan de la corrupción del PP, no vaya a ser que les repliquen y salgan perdiendo…

Lo mejor para los valencianos habría sido que siguiera Alberto Fabra como presidente. Tenía pinta de pánfilo, las mataba callando y decía chorradas como la de que ‘venderemos el Valencia a quien nos garantice la champions en dos o tres años’, hablo de memoria, pero lo recuerdo porque me pareció impropio para el presidente de una Comunidad Autónoma. Sin embargo, fue capaz de cerrar la televisión valenciana, porque prefería dedicar el dinero a la Sanidad.

Y luego llegaron esos imbéciles y la volvieron a abrir con la única y exclusiva finalidad de propagar el engendro del maligno Pompeyo Fabra entre los valencianos.

Tradicionalmente, y según advirtieron reputados historiadores, cuando el País Catalán baja, el Reino de Valencia sube. Eso ha venido siendo hasta ahora. Sin embargo, en los tiempos actuales esa región del nordeste de España que tanto debe a las demás ha optado por la autodestrucción. Como consecuencia de ello, vive un proceso menguante imparable. Y en el Reino de Valencia ocurre lo mismo. Lejos de aprovechar la circunstancia, como venía siendo habitual, se la calca.

Puig y Oltra se apoyan uno al otro. Haga lo que haga cualquiera de los dos, tiene el apoyo del otro. Ambos han tenido motivos para dimitir varias veces ya. Pero no usan el mismo baremo para el PP que para sí mismos. Hacen mucho daño a los valencianos, pero quizá sea eso lo que quieren.

Featured Posts
Recent Posts
Search By Tags